Reflexionando sobre creatividad y sociedad

tumblr_msiyd6xQeI1r1iwbgo1_500

Admiro la revista Yorokubu desde que la conocí. Siempre que la cotilleo aprendo algo nuevo y ya se sabe que antes de irnos a dormir por lo menos una cosilla debemos aprender.
Pues bien, hace unas semanas me topé con un artículo, cuyo título ya le llama la atención a cualquier apasionado de la creatividad.

“¿Pero qué es lo que hace sufrir (y disfrutar) tanto a la gente creativa?”

El artículo comienza haciendo una reflexión sobre la dureza con la que la sociedad azota a las personas creativas e intenta corregirlos a través de la educación para uniformizarlos y hacer hincapié en que lo principal debe ser la memorización.
Desde niños, se nos enseña que prima la responsabilidad antes que el juego. Es importante que sepas inglés, tocar el piano, bailar danza clásica, ir a natación, etc. Y claro que es importante pero, ¿dónde queda tiempo para que un niño juegue libre de preocupaciones? ¿Realmente un niño puede desarrollarse de manera creativa cuando la educación le impone horas de atención y de deberes y, en su tiempo libre, la regla es igual?
A pesar de eso, muchísimas personas logran hacer de la creatividad no solo una pasión, sino una forma de vida.
Pero no todo para un adulto creativo es conseguir luchar contra los equivocados principios establecidos en la educación. Ya en la etapa adulta, nos encontramos con valores generalizados que les niegan el reconocimiento.
No solo no eres el mejor de la clase porque te distraes y no te interesa lo que te dicen los profesores durante la jornada escolar. Tampoco eres especial porque todos los somos como bien dice el artículo con tono irónico. Por supuesto que todos somos especiales. Pero no todos tienen madera de creativos, aunque se pueda trabajar y conseguir, evidentemente.
A lo que quiero llegar es que a todas esas personas que nacen con una mirada distinta a la de la mayoría, en vez de desmontarles y de humillar esos planteamientos, se les debería premiar ese interés por ver la realidad que nos rodea de otro modo y, reconociendo que es maravilloso que cada persona vea algo de manera subjetiva.
Pero no todo queda en temas educativos y de reconocimiento. Pensemos en un creativo adulto. Suelen ser trabajos difíciles ya que exigen una gran entrega personal, pero que a la persona le dan una gran satisfacción personal. Sin embargo, no es el trabajo ideal por la sociedad. No hablamos de un trabajo fijo, tarifado y con una rutina establecida, lo cual, afecta al entorno de la persona supuestamente. Por ello, muchas veces se ve a los creativos como personas egoístas que anteponen su realización personal a sus seres queridos. Otra idea equivocada en mi humilde opinión, pues ante todo, debemos respetar el estilo de vida y la pasión de quienes nos rodean aunque no la compartamos, pero jamás hundirlos en la crítica. Todo lo contrario. Ir más allá y admirar la capacidad de sacrificio y la pasión para llevar a cabo los proyectos que se les presentan.
No olvidemos, que gracias a los creativos, la humanidad dispone de grandes avances. Que habría sido de nosotros sin Edison, ese creativo nato que patentó mil inventos en su etapa adulta y que no dejó que nada le arrebatara la ilusión por seguir descubriendo.
La lista es infinita y nos vienen mil casos a la cabeza, tanto personales como conocidos.
Es hora de iniciar un cambio en primer lugar, desde nosotros mismos, recuperando al niño curioso que éramos y viendo la vida con una mirada mucho más abierta. Pero también es hora de reivindicar al sistema educativo un cambio en sus valores y sus peticiones a esos niños aburridos de escuchar, hora tras hora, charlas de profesores desmotivados.

No es más el niño que memoriza dos libros que el que está pensando en mil cosas y en ninguna. Motivar a esos dos niños porque encuentren su pasión es lo principal, sea cual sea, y sobre todo, sin juzgar ni evitar que un niño sueñe lo que le apetezca.
Se dice que un creativo es un niño que ha sobrevivido a la etapa adulta, yo lo creo firmemente, pero no hay que sobrevivir a nada para serlo. Empecemos a valorar a quienes nos rodean y nos brindan ideas que nos hagan ver la vida de varios tonos, porque eso de que o blanco o negro nunca ha existido.

El artículo íntegro podéis encontrarlo en este enlace. Disfrutadlo.
http://www.yorokobu.es/gente-creativa/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s